Salamanca 21/22 mayo - IV ENCUENTRO DE RECTORES
  • ES

Equidad e igualdad en la Educación, valores fundamentales en la Universidad

Las universidades velan a través de sus planes de estudio para que todos los estudiantes accedan a las mismas oportunidades formativas.

• Las universidades están comprometidas en garantizar que toda la sociedad pueda acceder a la formación en un contexto donde primen la equidad, la igualdad y la inclusión.

• Para garantizar la igualdad educativa, las universidades toman medidas para que todos los grupos sociales tengan las mismas posibilidades de acceder al sistema educativo.

• Esta tarea no solo depende de las universidades, sino también de la colaboración de las empresas, los gobiernos y la sociedad en su conjunto.



Las universidades, como actores sociales encargados de la generación y difusión del conocimiento, tienen un papel fundamental en la conformación de las sociedades y sus actores. Estas instituciones promueven valores que garantizan la convivencia y tolerancia de las diferencias, permitiendo que las aulas no solo funcionen como espacios en los que aprender conocimientos teóricos, sino que también faciliten la formación de personas socialmente comprometidas y responsables.



Valores fundamentales

Algunos valores son considerados como fundamentales o imprescindibles. La equidad, la igualdad de oportunidades y la inclusión en la educación son ejemplos claros de valores con los que están comprometidos la mayoría de centros educativos del mundo.

Estos valores no solo se encuentran presentes en las declaraciones de valores de las universidades más prestigiosas del mundo, sino que se respaldan en declaraciones como los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por la Organización de las Naciones Unidas y asumidos por sus países miembros. El décimo de estos objetivos se denomina Reducción de las desigualdades, y pretende fomentar el desarrollo a partir de la igualdad de oportunidades sin importar conceptos de raza, género, condición económica, étnica o religiosa.

Las personas:

• con bajos recursos económicos,

• pertenecientes a determinada raza,

• con discapacidades de algún tipo,

• de un género en concreto,

• u otras;

tienen menos posibilidades de acceder a la educación. Para garantizar la igualdad educativa, las universidades toman medidas para que todos los grupos sociales tengan las mismas posibilidades de acceder al sistema educativo, se adapten a este, aprendan de forma fehaciente los conocimientos ofrecidos y obtengan los mismos resultados al abandonar el centro educativo que cualquier otro colectivo sin riesgo.



Igualdad de oportunidades en el acceso al empleo

Precisamente, en el paso final para garantizar la equidad e igualdad en la educación, la tarea no solo depende de las acciones de las universidades sino que también incluye el trabajo de las empresas y la sociedad en su conjunto.

Es mediante la garantía de un acceso pleno al mercado laboral que las compañías pueden fomentar la igualdad en la educación, pues al contratar a profesionales de todos los colectivos sociales, indirectamente motivan a aquellas personas que se encuentran en situaciones desfavorables a apostar por la formación universitaria.

En este contexto, encontramos ejemplos como el de Banco Santander, Plena Inclusión y Fundación Universia, que han renovado en 2018 su colaboración por octavo año consecutivo para impulsar el desarrollo de un entorno formativo abierto, que garantice la igualdad de oportunidades y la inclusión en el mundo laboral de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.